martes, 10 de enero de 2012

La elección inteligente de hoy: No poseas. Comparte

La revista Time ha elaborado la lista de "las 10 ideas que cambiarán el mundo". Podéis ver la lista completa (en inglés) desde aquí. Pero queríamos destacar una de ellas "Today's Smart Choice: Don't Own. Share", o "La elección inteligente de hoy: No poseas. Comparte".

La idea es tan obvia que hasta parece ridícula. ¿Por qué cada persona tiene su propio objeto, que casi no usa nunca, pudiendo compartirlo? Cada uno de nosotros posee miles de objetos, algunos de ellos que apenas usamos. Coches muertos de risa en garajes y aceras, esquies que usé un par de veces en el trastero, herramientas en los armarios, libros plagando las estanterías... La sociedad de consumo se ahoga en sus propias posesiones mientras vive llena de deudas. Cada vez queremos más cosas que jamás usaremos.

Libro liberado (Book crossing). Fuente: Wikipedia.
Surge el concepto del consumo colaborativo. Son muchos los ejemplos de esta idea. 

En muchas ciudades, por ejemplo en Berlin o Estocolmo, un día a la semana, sus habitantes dejan objetos que no ya no desean o que les molestean en lugares señalados (bancos, en las proximidades de los contenedores, parques...) para que quién lo desee lo coja y haga buen uso de él. No se trata de dejar basura en la calle sino de objetos válidos para que otros den un uso que tu no das.

Fenómenos como el Book Crossing, en los que tu aportas un libro que después "liberarás" pudiendo coger otros.

El uso de coche conjunto. Son cientos las webs dedicadas a este fenómeno que irrumpe con fuerza especialmente entre jóvenes y estudiantes. Las hay más oficiales o menos. Variantes más constantes como el Carpooling que implica compartir por turnos el uso del vehículo por dos o más personas normalmente para ir al trabajo o universidad.

El uso de bicicletas prestadas por los Ayuntamientos.  Una idea ya implantada en la mayor parte de nuestras ciudades, con un importante éxito.
Servicio de préstamo de bicicletas.
En muchas ciudades europeas, no tanto españolas, hay una arraigada cultura del mercadillo vecinal. Un día al mes (a veces a la semana), los habitantes de sus casas con cosas que ya no utilizan, utilizan poco o quieren cambiar para realizar trueques o compra-ventas con sus vecinos. Ropa, electrodomésticos, herremientas, libros, música... todo vale si todos salimos beneficiados.

Hay muchos más ejemplo de consumo colaborativo. Se trata, en definitiva, de un importante cambio de mentalidad. Poco a poco se están dando los pasos necesarios hacia un consumo más responsable y sostenible. Se trata de ser más coherentes, de ahorrar, de socializar, de no malgastar recursos.

ENLACES DE INTERÉS
  • Para ver el artículo completo de la revista Time pincha aquí
  • Magnífico post relacionado con el Artículo escrito por Clemente Álvarez en El País. Os aconsejo su lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada