jueves, 6 de noviembre de 2014

Planta del dinero | Plectranthus verticillatus


Esqueje de P. verticillatus
La planta del dinero (o planta del dólar) es una planta perenne de interior originaria de África. Aunque la forma en que solemos verla es como una planta grandecita, no más de 30 cm, puede llegar hasta los dos metros de altura.
Hojas. Pequeñas, crasas (o suculentas, son aquellas hojas o tallos que son gruesos para almacenar agua) y dentadas, de aspecto brillante. Pilosas en el envés.
Tipo de desarrollo. Crece muy rápidamente.
Iluminación. Evitar el sol directo. En caso de exponerla a mucho sol pierde el color verde intenso y  suele amarillear.
Tallos. Postrados, con colores verdes y zonas moradas. 
Flor. Influorescencias en racimo, con flores muy pequeñas labiadas de colores rosados o blanquecinos. Florece en otoño e invierno.
Fruto. Es de tipo núcula, muy pequeñas (1 mm), de color marrón oscuro casi negro.
Riego. Evitar encharcar. Es una planta crasa y, por lo tanto, que no requiere exceso de agua. En invierno debemos esperar a que la turba esté casi completamente seca para proceder al siguiente riego. En verano los riegos serán más frecuentes pero es importante que evitemos los suelos saturados constantes. Una claro síntoma de que estamos regando demasiado es la aparición de manchas o decoloración en las hojas.
Multiplicación. Por esquejes, aunque son efectivos la mayor parte del año la época perfecta es a finales de verano u otoño. Los esquejes se pueden meter 24 horas en agua o directamente plantar en maceta con un riego abundante.
Otros. No resiste temperaturas medias inferiores a 15º C. Puntualmente resiste hasta los 5º C.

¿Por qué se le llama planta del dinero?
Aunque hemos encontrado varias teorías, la que más se repite es que, las personas que eran capaces
de desarrollar la planta por esqueje, es decir, sin comprarla, serían dichosos en la vida, concretamente en el aspecto económico.
Otras personas dicen que, si entierras una moneda en la misma maceta, atraerá el dinero. El aspecto redondeado de sus hojas,  que pueden parecer monedas es otra de las teorías.
Nuestra conclusión es otra. Aunque nos encantan estas historias creemos que si somos capaces de multiplicarla por esquejes no será signo de dicha en temas económicos sino que somos unos buenos jardineros, quizá pobres, pero buenos jardineros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada